Beneficios de la estimulación sensorial en bebés

Lo más vendido

“La parte más importante de la vida no es la que corresponde a los estudios universitarios, sino al primer periodo, porque es aquí cuando se forman la inteligencia y el conjunto de facultades psíquicas”. María Montessori

Desde que tu bebé abre los ojitos por primera vez ya está percibiendo una serie de sensaciones que lo conectan con todo lo que está a su alrededor. A través de la estimulación sensorial temprana puedes ayudarlo a tener las mejores oportunidades de desarrollo físico, intelectual y social para que sus capacidades y habilidades le permitan crecer fuerte y sano.

¿Qué logras con la estimulación sensorial?

Cuando utilizas material sensorial para lograr la estimulación de sus sentidos, el niño es capaz de adquirir una idea más clara y consciente de las cosas, aprendiendo a reconocer similitudes y diferencias entre objetos que lo ayudarán posteriormente con aspectos importantes de su vida como el lenguaje y las matemáticas.

Para los pequeños todo es una novedad por lo que los recursos que usemos para apoyarlos en su proceso de aprendizaje serán excelentes.  Con la estimulación sensorial lograrás:

  • Mejorar la coordinación y la concentración.
  • Motivar la exploración, la interacción, el movimiento y la comunicación.
  • Estimular el pensamiento lógico.
  • Promover la comunicación no verbal.
  • Favorecer el bienestar físico y emocional.

Algunos tips interesantes para desarrollar la estimulación:

  • Aprovecha las actividades diarias del bebé para realizar los ejercicios como por ejemplo: el baño, la hora de vestirse, las comidas, etc.
  • Dedica un espacio físico donde realizar las actividades y que el bebé pueda moverse sin correr riesgo en un ambiente seguro.
  • Respeta la disponibilidad del bebé sin forzarlo. Cuando esté despierto y tranquilo es el mejor momento.
  • Observa la respuesta del bebé para identificar cuáles son los estímulos que más le gustan o los que menos, para que puedas hacer más énfasis en aquellos que le agradan más.
  • Convierte esta actividad es un momento especial para compartir y disfruta de esta actividad con él.
  • Realiza las actividades varias veces durante la semana.

Explorando con los sentidos

 

La estimulación sensorial tiene actividades especiales para cada sentido, veamos algunos ejemplos que te pueden orientar para su práctica:

La vista se trabaja mediante la percepción diferencial de las dimensiones, colores, volúmenes y formas. Realiza actividades para reconocer colores, asociándolos con objetos y cosas de su entorno. Existen excelentes opciones de libros con imágenes sencillas y colores llamativos que les encanta a los más pequeños. La idea es darle la información para que vaya reconociendo formas y colores. Por ejemplo: La pequeña oruga glotona, es un cuento que incluye un peluche del personaje principal: la oruga. De esta forma el aprendizaje es mucho más entretenido y significativo.

Un objeto que les encanta es el espejo, donde se descubren a sí mismos. Juega con él haciendo diferentes gestos como reír, cerrar los ojos, sacar la lengua.

El desarrollo de las sensaciones táctiles las puedes ejercitar mediante el reconocimiento de diferentes texturas. En este caso,  es ideal utilizar cuentos y libros infantiles que tienen texturas en las figuras y que  captan la atención del bebé y lo divierten. Por ejemplo: Leer y Tocar Librojuego, un cuento con el que los niños pueden aprender las formas y colores a través de la exploración de texturas.

Otro momento para la estimulación es la hora del baño te da la oportunidad de tocar la esponja, las burbujas de jabón, o los juguetes.

Una actividad que les encanta es realizar dibujos pintando con sus deditos. Hay pinturas especiales para esta actividad. Puedes acompañar este ejercicio con música especial para bebés. Existen melodías relacionadas con la naturaleza, con sonidos de animales, de ríos, de lluvia, que son excelentes para mantener un espacio inspirador, agradable y de paz.

Para desarrollar el sentido de la audición es excelente utilizar maraquitas, campanitas, cajas de música, pequeños tambores, silbatos, xilófonos. En cuanto al apoyo musical, tienes diferentes opciones musicales desde los clásicos como Vivaldi hasta la música instrumental con fondos de la naturaleza o sonidos de granja, que son perfectos para jugar a identificar lo que está presente en la melodía.

Con los más grandecitos, te recomendamos elaborar un palo de lluvia: utiliza un rollo de cartón (puede ser el del papel de cocina) y lo rellenas con arroz o lentejas. Se cierra por ambos lados con cartón y se decora con pinturas o con el material que tengas a la mano, elaborando  figuras o imágenes que el pequeño quiera colocar para que sea su propia creación.

Desde que tu bebé abre los ojitos por primera vez ya está percibiendo una serie de sensaciones que lo conectan con todo lo que está a su alrededor. A través de la estimulación sensorial temprana puedes ayudarlo a tener las mejores oportunidades de desarrollo físico, intelectual y social para que sus capacidades y habilidades le permitan crecer fuerte y sano.

¿Qué logras con la estimulación sensorial?

Cuando utilizas material sensorial para lograr la estimulación de sus sentidos, el niño es capaz de adquirir una idea más clara y consciente de las cosas, aprendiendo a reconocer similitudes y diferencias entre objetos que lo ayudarán posteriormente con aspectos importantes de su vida como el lenguaje y las matemáticas.

Para los pequeños todo es una novedad por lo que los recursos que usemos para apoyarlos en su proceso de aprendizaje serán excelentes.  Con la estimulación sensorial lograrás:

  • Mejorar la coordinación y la concentración.
  • Motivar la exploración, la interacción, el movimiento y la comunicación.
  • Estimular el pensamiento lógico.
  • Promover la comunicación no verbal.
  • Favorecer el bienestar físico y emocional.

Algunos tips interesantes para desarrollar la estimulación:

  • Aprovecha las actividades diarias del bebé para realizar los ejercicios como por ejemplo: el baño, la hora de vestirse, las comidas, etc.
  • Dedica un espacio físico donde realizar las actividades y que el bebé pueda moverse sin correr riesgo en un ambiente seguro.
  • Respeta la disponibilidad del bebé sin forzarlo. Cuando esté despierto y tranquilo es el mejor momento.
  • Observa la respuesta del bebé para identificar cuáles son los estímulos que más le gustan o los que menos, para que puedas hacer más énfasis en aquellos que le agradan más.
  • Convierte esta actividad es un momento especial para compartir y disfruta de esta actividad con él.
  • Realiza las actividades varias veces durante la semana.

Explorando con los sentidos

 

La estimulación sensorial tiene actividades especiales para cada sentido, veamos algunos ejemplos que te pueden orientar para su práctica:

La vista se trabaja mediante la percepción diferencial de las dimensiones, colores, volúmenes y formas. Realiza actividades para reconocer colores, asociándolos con objetos y cosas de su entorno. Existen excelentes opciones de libros con imágenes sencillas y colores llamativos que les encanta a los más pequeños. La idea es darle la información para que vaya reconociendo formas y colores. Por ejemplo: La pequeña oruga glotona, cuento que viene con un peluche,  haciendo que el niño pueda disfrutar más el cuento, ya que con el peluche del personaje principal, el niño puede tener un aprendizaje mas significativo y real.

Un objeto que les encanta es el espejo, donde se descubren a sí mismos. Juega con él haciendo diferentes gestos como reír, cerrar los ojos, sacar la lengua.

El desarrollo de las sensaciones táctiles las puedes ejercitar mediante el reconocimiento de diferentes texturas. En este caso,  es ideal utilizar cuentos y libros infantiles que tienen texturas en las figuras y que  captan la atención del bebé y lo divierten. Por ejemplo: LEER Y TOCAR LIBROJUEGO, es un cuento en el que los niños pueden aprender las formas y los colores de manera divertida tocando las texturas de cada uno de ellos, explorando de manera sensorial.

Otro momento para la estimulación es la hora del baño te da la oportunidad de tocar la esponja, las burbujas de jabón, o los juguetes.

Una actividad que les encanta es realizar dibujos pintando con sus deditos. Hay pinturas especiales para esta actividad. Puedes acompañar este ejercicio con música especial para bebés. Existen melodías relacionadas con la naturaleza, con sonidos de animales, de ríos, de lluvia, que son excelentes para mantener un espacio inspirador, agradable y de paz.

Para desarrollar el sentido de la audición es excelente utilizar maraquitas, campanitas, cajas de música, pequeños tambores, silbatos, xilófonos. En cuanto al apoyo musical, tienes diferentes opciones musicales desde los clásicos como Vivaldi hasta la música instrumental con fondos de la naturaleza o sonidos de granja, que son perfectos para jugar a identificar lo que está presente en la melodía.

Con los más grandecitos, te recomendamos elaborar un palo de lluvia: utiliza un rollo de cartón (puede ser el del papel de cocina) y lo rellenas con arroz o lentejas. Se cierra por ambos lados con cartón y se decora con pinturas o con el material que tengas a la mano, elaborando  figuras o imágenes que el pequeño quiera colocar para que sea su propia creación.

Si tienes algunas ideas que quieras compartir escríbenos y cuéntanos tus experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *