Cómo aplicar la disciplina positiva en casa

Lo más vendido

“Los niños actúan bien cuando se siente bien”. Jane Nelsen

¿Cómo podemos ser firmes y amables al mismo tiempo en la formación de nuestros hijos?  No es una tarea fácil pero si es posible con el uso de herramientas que nos permitan lograr con éxito esta misión. Por ejemplo, te contamos sobre la Disciplina Positiva, filosofía que fomenta el desarrollo de las habilidades sociales del niño, tomando como base el respeto mutuo y la cooperación.

Todos pensamos, sentimos y actuamos de forma diferente por lo que el desarrollo de las habilidades socio-afectivas de tus hijos hace la diferencia. Los niños te escucharán en la medida en que se sientan comprendidos, respetados, escuchados y amados.

Esta filosofía fue creada por los psiquiatras Alfred Adler y Rudolf Dreikurs  y posteriormente  desarrollada por las psicólogas Jane Nelsen y Lynn Lott.  Se trata de aplicar disciplina eficaz, partiendo del modelaje y la práctica de lo que es el “deber ser” por parte de todos los que participan en la educación de los pequeños. Estos expertos consideran que es muy importante que nos enfoquemos en las soluciones en lugar de los castigos y que involucremos a los niños para que aprendan a trabajar en esa búsqueda de esas soluciones.

Para involucrar al niño podemos usar la fórmula de las tres “R”:

  1. Reconocer el error asumiendo la responsabilidad por lo que pasó en lugar de hablar de culpa.
  2. Reconciliarse a través de dar una disculpa con la persona que se tuvo el problema.
  3. Resolver el problema trabajando juntos para solucionarlo.

Otro punto que plantean estos expertos es que los padres deben conectar con el niño: investigar qué es lo quiere y cómo ve el mundo que lo rodea, sus deseos y necesidades. En este proceso debemos cuidar nuestras propias expectativas, no etiquetarlo pues se podría alejar. La idea es acompañarlo en cada paso de su evolución.

Lo importante no es ganar a los niños sino ganárselos, para ello el adulto debe invertir tiempo en motivar y enseñar competencias esenciales para la vida”. Rudolf Dreikurs

Llevar a la práctica esta disciplina

 

Un niño siempre se sentirá más motivado y feliz cuando comprendemos su punto de vista y nos esforzamos por establecer una comunicación abierta y responsable. La Disciplina Positiva tiene algunos criterios que pueden ayudarte en la formación de tus hijos:

  • Se firme y amable al mismo tiempo, estableciendo una relación de respeto mutuo. Si eres amable (muestras interés) y firme (exigente con pautas y normas claras) ellos tendrán una mejor conducta. Por ejemplo, cuando el niño no quiere ir a dormir, es el momento de ser firme: es la hora de dormir. Si se resiste, le ofrecemos alternativas ¿quieres que busque un cuento o lo haces tú?, podemos leer el cuento hasta las 8:00 de la noche. Si se resiste, busca cuál es la razón y trata de estimularlo, negociando en forma positiva.
  • Crea un sentido deconexión y pertenencia. Los niños siempre tienen interés por sentirse conectados con los demás y está comprobado que los que desarrollan ese vínculo con su familia, con su escuela y con su comunidad tienen comportamientos más adecuados, son más responsables y se adaptan mejor a su entorno.
  • Piensa en el largo plazo.  Ten confianza en que con el tiempo, el niño va a entender la importancia de ser responsable de lo que hace; la paciencia es importante para entender sus necesidades particulares pues cada uno tiene su personalidad y ritmo de aprendizaje.
  • Desarrolla habilidades sociales y de vida. Es necesario mantener un plan en el que se desarrollen habilidades como son: comunicación, cooperación, empatía (conectar con los demás), autodisciplina, solución de problemas, preocupación por los demás, con las cuales puede contribuir positivamente en su hogar, en la escuela y en la comunidad donde vive.
  • Enseña a los niños a usar su poder constructivamente. Motiva a tus hijos a descubrir que son capaces de influir en su propia vida, desarrollando el uso constructivo de su poder personal y su autonomía. Por ejemplo, si mantiene ordenada su habitación  estará colaborando con las actividades de limpieza de la casa y el ambiente en general será más armonioso para todos.

La Disciplina Positiva aporta más de 52 herramientas prácticas para que los padres incorporen en su día a día. Para conocer más sobre este tema te recomendamos la lectura del libro Cómo educar con firmeza y cariño de la psicóloga Jane Nelsen.

De igual forma te sugerimos incluir en tu rutina diaria de actividades con los niños la lectura de cuentos infantiles de acuerdo a su edad, para que puedan visualizar mejor y entender temas y situaciones que se relacionan con su vida y ayudarlos de esta forma a manejar sus emociones y experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *