Cómo fomentar la autonomía de tus hijos

Lo más vendido

“Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja de buscar aprobación en cada paso que da”. María Montessori

Lograr que los niños sean felices, confiados e independientes requiere que los padres promuevan su autonomía personal. Se trata de acompañarlos desde pequeños para que puedan realizar algunas actividades solitos y se sientan seguros para tomar ciertas decisiones de acuerdo con su edad.

 

La pedagoga María Montessori decía que “todos los niños tienen una mente absorbente, pasan por períodos sensibles, quieren aprender, lo hacen por medio del juego/trabajo, pasan por diversas etapas de desarrollo y quieren ser independientes”.

 

Cuando los motivamos para que sean niños seguros e independientes los ayudamos a ser adultos con una buena autoestima y son más capaces de enfrentarse con éxito diferentes situaciones desde sus primeros años.

 

¿Cuándo comienza este proceso?

 

Generalmente se inicia alrededor de los dos años. En esta etapa los niños están en capacidad de ser autónomos, realizando actividades sencillas, como por ejemplo, ponerse algunas prendas de ropa solitos. Es importante identificar aquellas actividades que los pueden ayudar a crecer y madurar, especialmente las que están relacionadas con la coordinación y la motricidad, como por ejemplo, colorear, modelar con plastilina, hacer manualidades, ordenar objetos por colores, entre otras.

También puedes incluir en la rutina algunos  libros infantiles que debes escoger de acuerdo con su edad y que serán un excelente apoyo pues los pequeños disfrutan descubriendo las formas y los colores que hay en sus páginas, así como las historias que pueden conocer.

 

A continuación compartimos algunos consejos para acompañarte en esta maravillosa aventura de aprendizaje:

  • Confía en su capacidad para hacerlo solo

Como padres, nos toca ser guías en este proceso, ayudándolos para que poco a poco sean independientes. Debemos evitar ser controladores y darle la libertad que necesitan, debemos tener confianza en que serán capaces de hacer las cosas solitos. Si tratamos de resolverlo todo, corremos el riesgo de que pierda el interés en lograrlo porque puede pensar que ha fracaso. Enseñarles el valor de la perseverancia es fundamental en esta etapa de su vida.

  • Sintoniza con su ritmo de aprendizaje

Cada niño tiene su ritmo de aprendizaje, no te preocupes si otros lo hacen más rápido, cada uno es único y no es bueno hacer comparaciones. Evita obligarlos y trata de hacer que la actividad sea entretenida y atractiva para él. La idea es que los padres sean compresivos y pacientes, que los pequeños no se sientan presionados ni criticados por los adultos.

  • Explica con claridad cada detalle de lo que tiene que hacer

Comienza por mostrarle cómo lo tiene que hacer, de forma clara y sencilla y de acuerdo con su edad. Luego le toca a él, permítele que lo intente y si no lo logra reconoce su esfuerzo y motívalo para que lo vuelva a intentar, la clave es la paciencia.

  • Reconoce sus logros

El reconocimiento de sus avances es fundamental para lograr la autonomía personal. Dile lo bien que lo está haciendo y valora cada meta que alcance. Si no lo pudo hacer no importa, explícale que hay que seguir insistiendo hasta que sea posible. Con cada uno de esos logros estás formando una persona más independiente y segura de sí misma.

 

 

Tareas que puedes realizar para lograr su autonomía

 

En la medida que los niños desarrollan su autonomía también adquieren responsabilidad y autodisciplina, aspectos que los ayudará a lo largo de toda su vida; reconocerse como alguien capaz de asumir tareas los hará sentirse fuertes, inteligentes y libres.

 

Como parte inicial de este proceso de crecimiento (2-3 años), hay algunas actividades que pueden realizar:

  • Ordenar sus juguetes y cuentos.
  • Dejar que se ponga y quite alguna prenda de ropa.
  • Colocar la ropa sucia en su lugar.
  • Permitir que coma y beba solo.
  • Que se lave las manos y los dientes solo.
  • Ir al baño y limpiarse solo.
  • Participar en la preparación de la comida y poner la mesa.

Para los niños de 4 a 5 años:

  • Vestirse solos.
  • Ayudar en las tareas de la casa, como colocar y recoger la mesa.
  • Participar en la compra del supermercado.

Si tienen de 6 a 7 años:

  • Ordenar su habitación.
  • Cocinar juntos y recoger la cocina.
  • Ayudar en la limpieza del hogar.
  • Colaborar con la ropa lavada, doblando y clasificando cada prenda.
  • Regar las plantas y así puede conectarse con la naturaleza.

 

Si tienes alguna  duda sobre los libros infantiles que pueden ser de utilidad en el desarrollo de la autonomía de tus hijos, escríbenos y con mucho gusto te podemos apoyar.

 

Algunas fuentes consultadas:

www.hacerfamilia.com

bebesymas.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *